Toma castañas

parResulta halagador, a la par que inquietante, observar la fe que mis amigos tienen en mis panes. Me regalaron en el trabajo una bolsa de castañas de las Alpujarras para que “inventara un pan con ellas”. Ahí es nada. Toma castañas. Después de darle varias vueltas y pedir consejo a mis amigas superpanifragilísticas, me acordé de unos bollos suizos que hice hace ya casi dos años a partir de otro regalo castañil, en aquel caso en forma de crema dulce de castañas, y que nunca llegué a publicar. Antes que acabe el otoño, os dejo aquí el resultado, que de original tiene poco, pero que ilustra muy bien lo que puede producir una cadena de regalos propios y ajenos, o un Tiempo de los regalos, que diría Patrick Leigh Fermor. Sigue leyendo

El trigo del “milagro”


Decidí probar hace tiempo la harina miracolo (milagro) de la harinera italiana Molino Grassi. Tirando del hilo para ver de dónde procedía este trigo, me encontré con la historia (o historias) que paso a contaros. En ella encontraréis evolución, mutaciones, a Plinio el Viejo, a los Testigos de Jehová, caos terminológicos, historias de timos y engañifas, y por supuesto muy ricos panes.
Sigue leyendo

Hungarian pogásca

PogacsaI
These Hungarian scone-like snacks are very easy to make. They are light and airy, and usually are made of flour, yeast, eggs, butter, cheese and cream, although there are many variations and even sweet versions. Regarding the size, it ranges from bite-size to 10-in or more. In some Hungarian folk tales, mom gives a knapsack full of pogásca to the elder son when he leaves home. I’ve read that in high school graduation ceremonies in Hungary, the students are given a picture of their classmates and a bag full of pogásca.

Sigue leyendo