Espelta (IV): Y de postre … ¡magdalenas de espelta!

Magdalena
Finalizo, de momento, las entradas de espelta con esta receta, que es una sencilla adaptación de una receta clásica de magdalenas. Se me ocurrió que, al ser la harina de espelta algo flojilla, podría ir muy bien en el tema de los postres. Y así ha sido. Sustituimos la harina floja de repostrería por harina blanca de espelta, añadimos un poco de mango para darle un toque distintivo … ¡y a disfrutar!

Ingredientes
250 gr de harina blanca de espelta
200 gr de azúcar
75 gr de aceite de girasol
125 ml de nata
La pulpa de 1 mango grande (unos 180-200 gr)
1 sobre de ‘levadura’ royal
3 huevos
1 cucharada sopera de agua de azahar (opcional)

Magdalenas IIProcedimiento
1. Triturar el mango con la nata en una batidora.
2. Mezclar muy bien el azúcar con los huevos.
3. Añadir el aceite y la mezcla nata/mango. Mezclar.
4. A continuación, añadir la harina con el sobre de levadura. Mezclar durante 1-2 minutos.
5. Guardar en la nevera toda la noche.
6. Rellenar los moldes a 3/4 de su capacidad. Hornear 15 min a 200C.

corte
 

4 pensamientos en “Espelta (IV): Y de postre … ¡magdalenas de espelta!

  1. Estas magdalenas tienen una pinta estupenda…me encanta el toque del mango 🙂
    Tengo muchas ganas de probar la espelta para la repostería ¿notas alguna diferencia en el sabor con respecto al trigo común?

    • Con el aceite y el mango (que da sólo un toque) no se nota la diferencia. Sí noté cierta diferencia cuando hice las Seelen, pero tampoco mucho. Con la espelta integral, sin embargo, la diferencia es grande. Ni mejor, ni peor: distinto y fantástico para aumentar el repertorio de sabores. Gracias, Pils!

  2. Cuando horneas las magdalenas, ¿tienes la parte de arriba del horno encendida? Yo nunca consigo que me suban tanto, siempre se quedan mas rendoditas y a mi me gustan más puntiagudas como las tuyas.
    Muchas gracias, un blog buenisimo!!!

    • Edupan, gracias!
      Mira, mi horno es de lo menos indicado para hacer pan, como he comentado en alguna ocasión. El caso es conocerlo y “domarlo”. De hecho, no tiene ninguna función para apagar la resitencia de arriba. Y, en efecto, si el calor “desde arriba” es fuerte, ni suben las magdalenas, ni greñan bien los panes, ni nada de nada. Mi horno (al menos tiene eso) tiene varias ranuras para colocar las rejillas y bandejas que vienen con él. Lo que yo hago es meter las magdalenas (o el pan) e INMEDIATAMENTE colocar una de las bandejas que vienen con el horno en la ranura más superior, de forma que apantalla el calor de la resistencia de arriba. Así lo hago en los primeros momentos de la cocción (5-10 min en el caso de las magdalenas; 15-20 cuando hago pan, depende del tamaño). Luego quito la bandeja y dejo que se doren.
      A ver si te funciona así!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s