Panes de larga fermentación: 48 horas después

portadaNo se trata de hacer una maratón fermentativa, de batir algún récord o de rizar el rizo panarra. Todos conocemos el beneficio que tiene una larga fermentación sobre el sabor y la textura de los panes. Y a juzgar por los últimos estudios nutricionales, también sobre nuestra salud. Eso sí, hay que mimar el prefermento de masa madre y tener muy en cuenta la temperatura, pues la mayoría de la fermentación se realiza en frío. Son panes gloriosos, jugosísimos, de intenso sabor y receptivos a greñados atrevidos.
La idea (como tantas otras buenas ideas) proviene de El foro del pan donde allá por Enero de 2015 JordiPa, asbaeza y Fangalf nos propusieron hacer un pan de autor, el “Durum Pavé” de Sébastien Boudet. El reto tuvo muy buena acogida, incluso el gran panadero nos aclaró algunas dudas respecto a las harinas y al prefermento. Para colmo, Amadeu Sanz se empolló el video del Sr. Boudet donde explica a grandes rasgos la elaboración de este pan y elaboró un fantástico esquema del greñado, que fue comentado por el mismísimo Boudet en su página de Facebook. Este pan se convirtió enseguida en uno de mis favoritos. No sólo por la grandeza de su sabor, sino porque es ideal para agendas apretadas, por ejemplo cuando necesitas tener listo un pan un día determinado pero ni ese día ni el anterior dispones del tiempo necesario.

Los beneficios e inconvenientes del frío
El crecimiento de levaduras y bacterias se ve ralentizado (incluso detenido) a bajas temperaturas. A 5ºC las levaduras van a producir más cantidad de ciertos compuestos orgánicos asociados a olores afrutados y agradables, como el acetato de etilo, el hexanoato de etilo y el octanoato de etilo, y se disminuye la oxidación de lípidos que dan olor a rancio. Por otra parte, el frío favorecerá a las bacterias heterofermentativas sobre las homofermentativas, por lo que favoreceremos la producción de ácido acético, que actúa como un potenciador del sabor transportando las moléculas responsables del olor y sensibilizando el olfato hacia estos compuestos. Las bacterias ‘hetero’, además, van a favorecer la producción de alcoholes que también proporcionan olor y sabor agradables, tales como el 2-metil-1-pentanol, el 3-hexen-1-ol o el 1-octanol (un año de éstos me pongo y os hago una entrada tipo ladrillo sobre compuestos responsables de sabor y olor en el pan). Más aún, una larga fermentación con masa madre nos va a proporcionar unos niveles elevados de ciertos aminoácidos (ornitina, metionina, fenilalanina, leucina, isoleucina y valina) que también son importantes para el sabor, especialmente en la corteza. Finalmente, aunque aún tengo que leer más en la literatura científica especializada, parece que las largas fermentaciones hacen el pan más saludable desde el punto de vista glucémico, amén de proporcionar un gluten más digerible y menos dañino.
El principal inconveniente es obvio: es muy fácil sobrefermentar este tipo de panes. A mí me gustan los panes con ligera acidez, me resulta agradable y además, como acabo de decir, potencia otros sabores y olores. Pero no con acidez manifiesta, y aquí se nos puede ir la mano con facilidad. Por otra parte, si ponemos el prefermento demasiado joven por miedo a la acidez no nos va a proporcionar poder fermentativo suficiente.
Otro inconveniente se refiere a la nevera que vayamos a utilizar. Una nevera que esté a 10ºC difícilmente va a retardar la fermentación a los niveles que necesitamos. En mi caso está entre los 4 y 6ºC.

pan2

Estrategia
Tanto la fermentación en bloque como la segunda fermentación se realizarán en su mayor parte en frío, a razón de 24 horas cada una aproximadamente. Para que la masa aguante tanto tiempo, necesitaremos tener en cuenta varios aspectos:

1) Un prefermento de masa madre nos va a proporcionar la acidez necesaria para que, de forma natural, fortalezcamos el gluten de manera que aguante mucho tiempo minimizando su degradación.
2) Cuando retardamos en frío la fermentación en bloque, es práctica habitual no amasar exhaustivamente, pues el gluten “tendrá tiempo” para formarse en la nevera. Sin embargo, aquí van a ser muchas horas y las proteasas de la harina tendrán más tiempo para degradar el gluten. No debemos escatimar en amasado, aunque tampoco pasarnos para no oxidar demasiado la masa, sobre todo si amasamos a máquina. La masa tiene que ir potente al frigo.
3) Mejor un prefermento sólido, pues aumentaremos la tenacidad de la masa y ayudará a aguantar tan larga fermentación.
4) Contendremos la hidratación, por las mismas razones que en el punto anterior. Con la mezcla de harinas que propongo, 65-70%.

Basado en las ideas expuestas en el Foro del Pan, os presento panes con una fórmula general de 10% centeno integral, 30% trigo duro y 60% harina blanca de trigo. El total de harina serán 600gr. Como trigo duro he usado indistintamente Simeto y rimacinata; de harina blanca, la azul del mercadona o panadera de El Amasadero. En todos los casos he obtenido buenos panes. No es recomendable añadir harina integral a la mezcla, al menos no en gran cantidad, por el peligro de acidificar demasiado y de aumentar la actividad enzimática. He probado a añadir harina de fuerza (20% del total), pero no me gustó la textura de la miga. Con las precauciones expuestas en el apartado anterior no hace falta usar harina de fuerza. Tanto la Simeto como la rimacinata tienen un gluten de calidad que ayuda a conseguir panes con un volumen apropiado.

miga2

Elaboración del prefermento
La calidad del prefermento aquí es fundamental. Necesitamos que esté joven, pero muy activo. Esto lo conseguiremos con refrescos previos y preparando un prefermento final justo antes de su pico óptimo. Esto equivale, si estamos usando una masa madre líquida, que esté flotante pero que no haya llegado a doblar. En el caso de una masa madre sólida, que aún tenga copete y que éste esté aproximadamente al doble de altura respecto a la marca inicial (ver foto). En cualquier caso, al probar el prefermento no debe estar ácido o, como mucho, presentar una ligerísima acidez. Prefiero el prefermento sólido en este tipo de panes, me han proporcionado mejor volumen (aunque menor alveolado) y menor acidez final en el pan.
Refresco I: partiremos de un refresco con nuestra harina habitual y en su pico de madurez.
Refresco II: 50 gr centeno integral + 50 gr trigo duro + 50 gr de agua + 50 gr de MM de refresco I. Unas 8-10 horas a 22-24ºC.
Prefermento: la harina prefermentada supondrá el 20% del total. Mezclamos 50 gr de centeno integral con 50 gr de trigo duro, 60 gr de agua y 50 gr del refresco II. Dejamos que fermente a unos 22-24ºC y esperamos a que el tope del copete llegue al doble, lo que suele tardar unas 7-8 horas dependiendo de la temperatura.
El Sr. Boudet propone preparar el prefermento a partir de mayor cantidad de refresco y dejándolo madurar mucho menos tiempo.

prefermento

Masa final
Mezclamos todo el prefermento + 120 gr trigo duro + 360 gr harina panadera o similar + 360 gr de agua para dar una hidratación del 70%. Dejamos en autolisis media hora. Añadimos 12 gr de sal y amasamos bien.

Fermentación en bloque
En total van a ser 24 horas de primera fermentación. La primera hora la realizaremos a unos 22-24ºC, y daremos pliegues a la media hora y a la hora. Pasamos la masa a un tupper ligeramente aceitado que cierre bien. En verano o con temperatura calurosa, cuando al frigorífico le cuesta más mantener la temperatura, meteremos el tupper tal cual en la parte más fría de la nevera. En invierno necesitaremos que la masa no se enfríe demasiado deprisa, para lo cual meteremos nuestro tupper dentro de otro más grande. El aire entre un tupper y otro actuará de aislante y hará que la pendiente de caída de temperatura sea más suave. Ahí dejaremos 23 horas más (que pueden ser algo más o menos dependiendo de nuestra agenda).

Segunda fermentación
En mi opinión, este pan se presta a hogazonas grandotas, así que no lo suelo dividir. Boleamos directamente del frigo y dejamos reposar 30 minutos. Formamos y pasamos al banetón correspondiente, bien enharinado porque tiene que estar mucho tiempo en la nevera. Tapamos con un trapo y un gorro de ducha, y envolvemos el conjunto con una bolsa de plástico. Si es verano o con mucho calor, dejaremos media hora fuera y meteremos en el frigo. Si es invierno, dejaremos 1 hora fuera en un sitio cálido, para terminar en el frigo de igual forma. Aquí no hace falta introducirlo dentro de un tupper. Fermentaremos un total de 24 horas. Debe haber aumentado visiblemente de volumen, llegando al borde del banetón.

Greñado y horneado
A mi me gusta hornear directamente sin atemperar previamente la masa. Como dije al principio, estos panes agradecen un greñado decorativo y/o atrevido. El de Sébastien Boudet lo podéis ver en este video y en el esquema de Amadeu Sanz. A mí me gusta hacer una doble espiral, idea que tomé en Facebook de los maravillosos greñados de Hannah Page. Y nada, al horno según nuestro procedimiento habitual, tostándolo para apreciar mejor esta larguísima fermentación.

pan4

miga4

pan5

miga1

Agradecimientos
A Jordi Mercade y a El Foro del Pan por toda la investigación y consejos sobre el Durum pavé, y a Adolf Peroy por su inestimable y siempre agradecida ayuda con los libros.

pan3

Bibliografía
Durum Pavé. Receta enero 2015 de El Foro del Pan.

Brich, A.N. et al. (2013). The aroma profile of wheat bread crumb influenced by yeast concentration and fermentation temperature. LWT – Food Science and Technology, 480-488.

Calvel, R. (2001) The taste of bread. Aspen Publishers, Inc. ISBN: 0-8342-1646-9.

Suas, M. (2009) Advanced bread and pastry. A professional approach (2009). Delmar, Cengage Learning . ISBN: 978-1-4180-1169-7.

Thiele, C., et al. (2002). Contribution of Sourdough Lactobacilli, Yeast, and Cereal Enzymes to the Generation of Amino Acids in Dough Relevant for Bread Flavor. Cereal Chemistry Journal, 79, 45-51.

pan3b

panes1

migas5

18 pensamientos en “Panes de larga fermentación: 48 horas después

  1. Un artículo fantastico, como todo lo que escribes sobre el pan. Muchas gracias por compartirlo!!
    Espero con muchas ganas ese “ladrillo” sobre los compuestos que proporcionan sabor y olor al pan.
    De nuevo te agradezco que compartas con tanta claridad tus conocimientos y tu I+D panarra.

    • Pues ¿sabes que me crié en Córdoba? Aunque nacido en Granada, pasé mis primeros 18 años allí. Y esa telera, en efecto, bien merece una entrada. Lo apunto. ¡Gracias!

  2. siempre me gustan los enfoques científicos! los argumentos para el uso de unas harinas u otras, así como el tipo de prefermento y su estado en función del resultado que se quiere obtener me parecen muy útiles. gracias por divulgar!

  3. Nunca te has dicho … “de mayor quiero ser como …” Yo en realidad querría ser como tú de joven y hacer las cosas así de bien. Vaya pedazo de entrada. Me tienes a tus pies. Eres de lo más, lo mejor.

    Que los aromas se rindan a tu pluma, que las masas fermenten así de hermosas al pie de la Alhambra y que yo vuelva, repetidora de la asginatura impenitente de tu amistad, al Albaicín a tu cocina de alquimia, magia y cariño.

    • Vaya preciosidad de halagos, pero ten en cuenta que si hago estas cosas es porque hay personas como tú que enseñan, comparten, animan y apoyan. Conocerte: qué orgullo, y qué suerte.

  4. Felicidades por la entrada y gracias por compartir tus panes. Siempre es un gusto aprender de tu pasión por el buen pan y tu saber hacer. Eres una máquina!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s