Bagels

Es difícil encontrar panes tan sencillos de elaborar, y tan riquísimos. Si existiera un coeficiente, al estilo de la manida relación calidad/precio, que vinculara la facilidad de preparación de un pan con la satisfacción producida, los bagels se encontrarían indudablemente entre los puestos más destacados. Para mí están en primer lugar. Los bagels, junto con los baos, fueron los primeros panes que aprendí a hacer, y forman parte entrañable de nuestra vida familiar desde hace mucho tiempo. Este blog lleva ya cinco años andando, y he pensado que homenajear al bagel es una buena forma de celebrarlo. Para elaborar esta entrada he contrastado varias recetas y procedimientos, e indagado sobre la importancia de cada proceso e ingrediente, que discuto a la luz de mis resultados y de algunas horas de lectura. Sigue leyendo

Toma castañas

parResulta halagador, a la par que inquietante, observar la fe que mis amigos tienen en mis panes. Me regalaron en el trabajo una bolsa de castañas de las Alpujarras para que “inventara un pan con ellas”. Ahí es nada. Toma castañas. Después de darle varias vueltas y pedir consejo a mis amigas superpanifragilísticas, me acordé de unos bollos suizos que hice hace ya casi dos años a partir de otro regalo castañil, en aquel caso en forma de crema dulce de castañas, y que nunca llegué a publicar. Antes que acabe el otoño, os dejo aquí el resultado, que de original tiene poco, pero que ilustra muy bien lo que puede producir una cadena de regalos propios y ajenos, o un Tiempo de los regalos, que diría Patrick Leigh Fermor. Sigue leyendo

Bollitos con maíz, yogur, patata y huevo

migaAbro la nevera. Se acumulan las sobras. Entre otras cosas veo un yogur caducado, un huevo a punto de hacerlo y una fiambrera con los restos de una patata asada. Me vienen a la mente los bollitos con poolish de yogur de Xavier Barriga, pero con la miga de mis ‘macepanes’, con papa y maíz escaldado. Al ataque. El resultado, unos bollos nutritivos, contundentes y sabrosones, fantásticos para el bocadillo de media mañana de los guerreros adolescentes, o deliciosos tostados con mantequilla en el desayuno.
Sigue leyendo