El trigo que se bebe el rocío

portada
Esta es la historia del “Aragón 03”, una variedad de trigo casi olvidada, mantenida sólo por dos hermanos octogenarios de Los Monegros para que no se perdiera, recuperada por una familia de la zona haciendo las delicias de los monegrinos, y elegida por su sabor por uno de los más influyentes chefs estadounidenses como “madre” para crear su propio trigo. Y que, sobre todo, produce unos panes integrales asombrosos. Sigue leyendo

Las chapatas y lo integral

portada

Para variar, una entrada sencillita y sin muchas pretensiones. En muchas ocasiones, plasmar una idea en forma de pan se eterniza de manera estúpida, y no quiero que me pase con ésta. Simplemente se trata de casar dos conceptos que en principio no parece que se lleven bien: unas chapatas y la harina integral. Por sabor y salud, siempre intento meter integral en todo lo que hago, y a las chapatas les ha llegado su hora. Además, siempre me pongo la meta de elaborar mis panes sólo con masa madre, aunque como en el caso que nos ocupa la tradición me frunza el ceño. No defiendo que sea mejor así, es simplemente una cuestión de reto personal. Queda todavía mucho juego para la modificación y la adición de ingredientes, de forma que cada uno llegue a la proporción y procedimiento óptimos que satisfagan su paladar. Sigue leyendo

Miche

Parcial_blog
La miche es un pan tradicional francés, en forma de hogaza que a veces se presenta algo aplastada y con gran formato. A mí me gusta integral, y que quede así oscura y con sabor potente. A pesar de la elevada proporción de harina integral de esta receta (80%), la miga queda abierta y esponjosa. Es un gran pan, y no lo digo sólo por su tamaño.
Sigue leyendo

Pan integral de trigo, centeno, miel y nueces

portada
Es un pan que llevo haciéndo desde que empezó el otoño y con él las nueces. Ha acabado convirtiéndose en uno de los panes básicos en casa. Sorprende donde lo llevo, seguramente porque la imagen que tenemos de “pan integral” se asemeja más a un ladrillo que a un pan, y éste es suave, esponjoso y lleno de sabor. Masa madre, harinas de calidad y fermentaciones largas son la clave.
Sigue leyendo