Panes de trigo duro

Ochosrebanada_redCuando intento asociar la palabra “personalidad” a un pan me vienen inmediatamente a la cabeza los panes de centeno y los de trigo duro. Los panes elaborados con sémola fina (también llamada semolina) o con harina de trigo duro tienen un encanto especial. Está su color amarillento, un olor ligeramente dulce, la facilidad de amasado, una corteza crujiente y un sabor inigualable. La “harina recia” de trigo duro que venden en El Amasadero proporciona unos panes que no destacan por su volumen, pero que tienen una miga compacta que los hace insuperables para unas buenas tostadas con aceite y jamón. No obstante, se puede mezclar con harina de trigo normal para aumentar el volumen y el alveolado de la miga sin renunciar mucho al sabor característico del trigo duro. Los panes elaborados exclusivamente con sémola fina dan migas menos compactas. En cualquier caso, el trigo duro proporciona unos panes que enamoran y no se olvidan.
Semolina_redOs traigo aquí tres tipos de pan elaborados con sémola fina o con harina recia (ambas provenientes de trigo duro). El primer pan está elaborado exclusivamente con sémola fina, y lleva además queso de cabra curado y pimenta verde. El segundo, con harina recia. Y el tercero, con una mezcla de harina recia, esta vez integral, y harina panadera normal. En todos los casos es aconsejable una autolisis larga, alrededor de 1 hora, pues estas harinas tardan en hidratarse más que una normal.

Sigue leyendo